Foodie, amantes de la buena mesa.

Hoy hablaremos de aquellas personas aficionadas a la comida y a la bebida a las que les llaman foodies. La palabra fue creada en 1984 por Paul Levy, Ann Barr y Mat Sloan para su libro, The Official Foodie Handbook (El manual oficial para los foodies).

Los foodies o “cocinillas” en castellano, no son expertos en gastronomía sino aficionados a los que les apasiona conocer el producto en su origen. Es decir, amantes de la buena mesa, que disfrutan aprendiendo todo lo posible de la comida, tanto la más exquisita como la más común y económica.

2865603488_3ab2fb40b2_o

Los intereses más comunes y actividades  que se han puesto de moda para este gran número de aficionados incluyen la industria de la comida, como ya hemos dicho, ir a bodegas, a catas de vino, ir a inaguraciones y a cierres de restaurantes. Todo lo relacionado con la gastronomía.

Algunos de ellos hasta se apasionan por un producto en concreto y se recorren su ciudad o país en busca del establecimiento donde mejor lo elaboren. Estos apasionados cocinillas hoy en día tienen muchas facilidades y ayudas como libros de cocina, revistas especializadas y sobre todo blogs y redes sociales ya que este “movimiento” siempre tiene la necesidad de volcar una foto junto su opinión, para captar seguidores donde avalen su crítica.

Pero lo más curioso son las empresas especializadas en rutas gastronómicas para estos. En España, existen numerosas agencias de viajes dedicadas a este turismo donde te planifican vacaciones o viajes pero siempre centradas en conocer la comida y todo lo relacionado con la región en cuestión o país en concreto.

Un ejemplo, son las rutas centradas en la región de Andalucía donde han empezado ha hacer rutas gastronómicas por tierra, mar y aire para conocer “in situ” la restauración andaluza. Rutas como la del jamón de Jabugo, el aceite de oliva virgen extra, la del atún de almedraba en Cádiz, etc.

3904434683_721f031d52_o

También esta el foodie solitario que es aquel que prefiere ir por su cuenta y planifica la visita a una ciudad para conocer sus tabernas más conocidas, pastelerias, restaurantes con estrellas michelín, bar de tapas de barrio, tiendas de bocadillos, tiendas gourmet y de delicatessen, etc.

A este colectivo tendríamos que tenerlo más en cuenta y escucharlo más; sobre todo aquellos que se mueven por el sector de la restauración,  ya que mueve masas  y está generando cada día más grupos de opinión. La mayoría de internautas se están inclinando cada día más por las opiniones que se ofrecen sobre la evaluación de restaurantes, calificaciones de vinos, consejos en nutrición… etc, propuestas por estos amantes de la cocina, antes de escuchar a los “mismos de siempre”.